lunes, 7 de enero de 2013

Retro-Ánálisis: Crash Bandicoot

Primer Análisis que hago para el blog                                                                  

¿Qué os viene a la mente si os digo "cajas, manzanas, saltos, giros y mucha diversión"? En efecto, solo podía ser uno: Crash Bandicoot.

Seguro que a más de una persona harás sonreír si le mencionas a este pintoresco personaje creado por Naughty Dog en 1996, puesto que quien le conoce seguro que ha pasado muy buenos ratos jugando con éste título para PlayStation.


Crash Bandicoot fue el primer título de una saga que se estrenó en la consola de Sony el 31 de agosto de 1996. Su diseño animado, sus personajes, escenarios y sus melodías embaucan a cualquier amante de los juegos de aventura y plataformas, puesto que es un mundo muy colorido y tropical, ya que transcurre a lo largo de 3 islas repletas fases inspiradas en lugares exóticos como ruinas, templos, selvas, etc. en los que correremos, saltaremos y avanzaremos sin descanso mientras rompemos cajas, recolectamos manzanas y nos deshacemos de nuestros enemigos saltando sobre ellos o girando con ese torbellino que tan particular hace a nuestro protagonista.

Todo comienza con un experimento fallido del Doctor Neo Cortex, en un intento de crear una criatura más inteligente y obediente para su ejército de super-animales, pero Crash escapó y cayó a la Playa de N-Sanity, así que el Dr. Cortex decide usar a Tawana, la supuesta "novia" de Crash y éste emprende la misión de ir a rescatarla.

Hay muchos tipos de fases, como ya mencionamos, cada grupo de ellas con su propia ambientación, dificultad y melodía propia. Desde fases sencillas como ir avanzando a través de la jungla, hasta fases que van complicándose como "Road to nowhere", en la cual tenemos muy poco espacio para movernos y debemos ir saltando entre las finas planchas de madera que forman un puente bastante inestable.


También pasaremos por fuertes nativos en los cuales requeriremos de tener algo más de habilidad, con sus trampas con fuego y pinchos, ruinas antiguas, y fases "especiales" en las cuales deberemos huir de una roca antes de que nos aplaste, montar un jabalí, o incluso recorrer niveles sin a penas visibilidad por la ausencia de luz, lo cual las hace únicas y dificulta las cosas. Conforme vayamos llegando al final iremos entrando en zonas "más artificiales", ya que nos adentraremos en territorio de Cortex. Deberemos pasar por sus laboratorios y finalmente la temida fachada de su fortaleza, antes de enfrentarnos a él en el duelo final.

Pero no todo será correr y saltar, para llegar hasta nuestro objetivo. También habrá encuentros con esbirros de Cortex, no somos el único animal modificado genéticamente así que nos tocará enfrentarnos a enemigos como Riper Roo, Koala Kong y Prinstripe entre otros.


Aún quedan muchas cosas por decir como la colección de Gemas, que si las reúnes todas, te llevarán hasta el final alternativo de la aventura. ¿Cómo conseguirlas? Te daré una pista: La mayoría se consiguen rompiendo todas las cajas de una fase. El resto es todo un misterio... ¿O no?

¡Acepta el reto, juégalo y consigue hallar todos sus secretos, es diversión asegurada para una buena temporada!